12 de enero: mirando hacia atrás para mirar hacia delante

Quizás siguiendo la estela que dejó nuestro encuentro de diciembre, en el de enero seguimos estando bajo la influencia de los ciclos. En esta sesión hemos hablado sobre los buenos propósitos para el año nuevo, sobre las cosas que creemos que se pueden conseguir y las que no, y también sobre las cosas que se pueden conseguir pero de un modo distinto al que habíamos planeado. Así han salido a la luz también los dolores, las cicatrices, las historias familiares, las rupturas y las roturas, las heridas que se pueden reparar y las que no. Y la posibilidad de que exista una reparación, aunque no a través de nuestras manos.

Anuncios

16 de diciembre: ciclos

Blanco. Envoltorios de papel. Bases. Fotografías viejas. Niñas. Bosque. Silencio invernal. Recogimiento. Calor en el frío. Muerte. Vida. Ciclo. Año: diciembre

17 de noviembre: el dominio de la abstracción

Es difícil adivinar un tema común en las obras de nuestro segundo encuentro. Hemos hablado de limpiar, de filtrar, de quemar lo sobrante… pero también de jugar, de dejarnos ir en los materiales, o de cosas tan diferentes como la dificultad para descansar o el impacto que nos han causado algunas noticias recientes. Hemos hablado de la vida, en fin.

Pero si algo han tenido en común la mayoría de las obras que hemos compartido hoy ha sido un predominio claro de las formas abstractas sobre las figurativas. Había mancha, línea, materia, azar….muy por encima del dibujo o de la palabra, aunque éstos también estuvieran presentes.

28 de octubre: El peso

POSTOCT

Nuestra primera sesión de Itinerantes: cuatro personas, una mañana por delante, un lugar enormemente acogedor, unas tazas de té y muchísimas ganas de compartir nuestra obra y de descubrir la de las demás. Hoy,  aunque no nos habíamos propuesto ningún objetivo en especial, y a pesar de que habíamos trabajado en técnicas y soportes diferentes, parece que el tema del peso se ha impuesto en nuestro trabajo de este mes.

Octubre, un otoño convulso, mucho por empezar, mucho por encauzar y mucho que gestionar. El peso se aligera, eso sí, cuando sabes que no eres la única persona que lo está soportando.

¿Por qué Itinerantes?

El arte es la materia prima del Arteterapia y, de hecho, muchas de las personas que nos dedicamos a este oficio llegamos a él a través de la práctica artística. Aunque no sea imprescindible ser un artista profesional o de formación para dedicarse al Arteterapia, la verdad es que la mayoría venimos de la pintura, la fotografía, la ilustración, la performance, pero en nuestro camino nos hemos encontrado con la vertiente social de las artes – a veces porque también nos dedicábamos a la enseñanza, al trabajo social o asistencial – y hemos visto en esa fusión una manera ideal de poner nuestra actividad artística en el mundo: no sólo a través de su función estética o de su valor comercial, sino a través de su capacidad para actuar como intermediaria de las emociones, como facilitadora en los difíciles procesos vitales por los que todas las personas pasamos.

Pero es justo en esa función social y de acompañamiento en donde, a veces, nos perdemos como artistas y nos diluimos en nuestro afán por trabajar en favor de la asistencia, abandonando nuestro trabajo artístico. Éste es un error frecuente….y grave. Dejando de lado lo que verdaderamente nos nutre podemos acabar siendo incapaces de realizar nuestra labor terapéutica porque nos quedamos, literalmente, “sin gasolina”.

Itinerantes nace precisamente para evitar ese riesgo: somos un grupo de arteterapeutas con un compromiso con nuestra producción artística. Cada mes nos reunimos en un lugar diferente – a menudo también siendo una formación diferente – y exponemos, observamos y comentamos una obra realizada expresamente para ese momento. Trabajamos en el arte y también en la mirada arteterapéutica y, al mismo tiempo, nos nutrimos de las aportaciones del resto del grupo y, frecuentemente, nos maravillamos con las conexiones y sincronías que se crean entre nuestras obras.